ALCANZANDO EL SUEÑO – La vida de una estudiante indocumentada.

Por Jahaziel Martinez

Solo hace 8 años llego a Estados Unidos de México y se tuvo que adaptar rapido a un país
completamente diferente, “fue muy díficil aprender un nuevo idioma,” nos cuenta mientras a la
distancia mira algo como recordando su expeeriencia al cruzar la frontera.
Karen Lopez (su nombre ha sido cambiado para proteger su identidad) es una estudiante de
tiempo completo en la Universidad de Nevada, Las Vegas y trabaja también de tiempo completo como
cajera en un restaurante de comida rapida. Como estudiante indocumentada, ella se enfrenta día a día el
riesgo de ser deportada y su miedo es algo a lo que se ha tenido que acostumbrar durante el tiempo que
ha estado en Estados Unidos sin un estatus legal.
Estoy cambió cuando el 15 de junio el Presidente Barack Obama envió un memorándum
conocido como “Deferred Action Policy” o “Politica de Acción Diferida” para que las personas que
como ella, estudiantes indocumentados que tienen menos de 30 años de edad, terminaron la
preparatoria o que aún estan en la escuela, no tienen historial criminal y que vinieron a los Estados
Unidos antes de los 16 años, puedan permanecer en el país y tambien obtener un permiso de trabajo.
Las luces del restaurante brillan sobre su gorra de color negra, su mandil negro y su camisa roja,
el uniforme de trabajo que todos los dias tiene que tener mientras le sonrie a el siguiente cliente y
dice: “Bienvenido, como lo puedo ayudar?”
Karen desde el primer momento que llegó a Las Vegas ha tenido que sufrir. No conocía a nadie
y tanto ella como su mamá sabían hablar inglés. A la edad de los 12 años, tuvo que empezar a depender
de las personas que encontraban para que les pudieran tranducir. “Tenía apenas 2 semanas de estar aqui
y tuve que registrarme en Roy Martin middle schoo. Fue horrible. Era nueva a este lugar y la barrera
del idioma lo hizo aún peor,” Lopez dijo, “habia una señora que nos ayudo con el proceso de
registrarme para la escuela, nunca olvidaré lo que me dijo, ‘aprende a hablar inglés para que le puedas
ayudar a tu mama’. Esa frase ha estado en mi mente desde ese entonces.”
Una de las cosas que desde siempre la han preocupado es su situacion migratoria en el país. Ella
no quiere ser deportada y esto es algo que siempre trae consigo, como un secreto que tiene que guardar
y que no puede contar a nadie. Su única esperanza fue el Dream Act que no fue aprobado en el
2010, “cuando veia las noticias y me enteraba de de las leyes anti-inmigrantes en diferentes estados
como Arizona o Georgia; me sentía muy mal sobre la situación en la que me encuentro,” Lopez dijo
con los nervios en su voz, “es muy dificil vivir en esta situación”.
Karen eta llena de sueños, sueños sobre su futuro, su carrera, y que sus padres se sientan
orgullosos de ella por alcanzar sus metas. Ella esta estudiando Psicología, y esta en su segundo año en
la universidad, a pesar de trabajar 40 horas a la semana, enfoca toda su energía en lo que quiere, su
titulo, “Me estoy apurando para hacer mis practicas privadas, y después de la escuela, tengo que
obtener mi maestría aunque todavía tengo que decidir mi asignatura secundaria pero me gustan mucho
mis clases de Sociología,” nos cuenta, “me estresa mucho pensar en todas las cosas que tengo que
hacer, algunas veces soy la persona a cargo en el restaurante y es dificil mantener todo a flote.”
Ella no puede obtener ninguna ayuda financiera del gobierno, ni préstamos estudiantiles, ni
ningun otro tipo de ayuda. Debido a su situación migratoria, tampoco puede obtener una licencia para
conducir. Paga un promedio de $3,000 dolares al semestre por solo 4 clases, y para poder practicar
Psicología tiene que obtener un Doctorado, aún le falta camino por recorrer.
Nadie le esta ayudando a pagar por nada y su unica motivacion es ser una psicologa y ser la
persona que ayude a los demas.
La prórroga que el presidente Obama dió le cambiará todo el panorama. Ahora podrá trabajar en
lo que mas le gusta, la psicologia y ya no tendrá que ir de un lugar a otro en autobus, ya que diario
tiene que ir de su casa en el este de Las Vegas, a UNLV, y de ahí a su trabajo. Su mamá está en una

situacion similar, que como muchas otras personas, trabaja en un restaurante como cocinera con el
salario minimo mientras que su papá trabaja como electricista en construcción pero algunas veces
también ha tenido la necesidad de pedir trabajo en un estacionamiento de un Home Depot. Ellos 3
pagan su renta y necesidades básicas, pero la educación es su prioridad.
Antes de venir a Estados Unidos, el padre de Karen Lopez se mudó a las Vegas en el 2001, y en
el 2002 su mamá se unió a el, dejandola a vivir con su tía por 2 años. Fue un ambiente algo hostil y en
el que día a día extrañaba a sus papas que solo la llamaban una vez por semana los domingos por la
noche. “Extrañaba a mi hija tanto cuando estaba lejos de ella,” su mamá cuenta mientras sus ojos se
empiezan a llenar de lágrimas, “mi tia trataba de ser buena conmigo, y de veredad lo aprecio, pero
nunca se puede reemplazar las palabras y los abrazos de una madre,” Karen nos contó.
Ha participado en evento como voluntaria para ayudar a otras personas en necesidad y a su vez
para incrementar su experiencia y tener algo que poner en su curriculum vitae.
La gente que conoció a través de estos años siempre le dijo que no iba a poder hacer nada
porque era indocumentada. El tiempo pasó, terminó su secundaria y despues empezó la preparatoria en
el 2005, su Inglés estaba mejorando con cada día, y disfrutaba las actividades extra escolares.
En su último año en la preparatoria, ella estaba confundida, tenía miedo de cual iba a ser su
siguiente paso. Preguntó por informacion con sus consejeros estudiantiles pero uno de ellos le dijo que
no iba a poder ir a la universidad porque era indocumentada. “Fue una época dificil. Nadie me quería
ayudar pero tenía que encontrar alguna manera, todo mundo me decía que sería muy dificil,” después
un dia, un reclutador de la universidad fue a su preparatoria, Lopez tenía buenas calificaciones y
muchas ganas de hacer algo y seguir adelante.
No lo pensó 2 veces. Entrego su solicitud, y un mes despúes, recibió una carta de aceptación en
el correo. Estaba feliz.
Su vida ha estado llena de lucha, desde que se mudó a Estados Unidos tuvo que aprender un
nuevo idioma y adaptarse a un nuevo lugar. Ahora trabaja tiempo completo y se paga la universidad
por su cuenta, “me gusta esetar aqui, estoy acostumbrada. Si regresara a México no sabría que hacer
porque he sido criada aquí. Me daría algo de miedo regresar. Siento como si esta fuera mi ciudad, mi
país.”
La decision del presidente la ayudará a permanecer en el pais si es que inmigracion la detiene,
pero esta decision solo durará 2 años y despues tendría que renovar su estancia asi como su permiso de
trabajo. Las solicitudes no pueden ser enviadas hasta despues de 60 días de el anuncio, eso significa
que las personas que califiquen y que entren dentro de la criteria de los requerimientos podría empezar
su proceso en la tercera semana de agosto.
Una organización que se enfoca en los derechos de estudiantes indocumentados o DREAMERS
llamada “United We Dream” tiene mas información para las personas en esta situacion. En su pagina
Web, unitedwedream.org, estan ofreciendo seminarios por internet con abogados de inmigracion para
poder responder preguntas relacionadas con el proceso de la solicitud y sobre los requerimientos
necesarios.
Las personas que ya tengan estos requerimientos pero que esten bajo una orden de deportacion
deben llamar al 1-855-448-6903 o enviar un correo electronico a eropublicadvocate@ice.dhs.gov. Si
es que tu calificas para esta prórroga, a partir del 18 de junio, puedes llamar a el centro de servicios de
inmigracion USCIS a su linea de preguntas al 1-800-375-5283 de 8 a.m. A 8 p.m., para que les
respondan preguntas sobre el proceso. No vayan con ICE todavía, y no es tiempo de pagarle a nadie
para que les compongan su estado migratorio en el país. La orden de el presidente Obama tomara
efecto hasta mediados de agosto.

Leave a Reply

Your email address will not be published.