Obama Otorgará Permisos De Trabajo a Inmigrantes

“Dreamers” celebrando el anuncio del presidente Obama

Por Albert Angulo

Esto no será amnistía , tal vez no será inmunidad, tal vez no es ciudadanía , pero si es  una luz en el oscuro túnel  por el cual   los activistas del “Dream Act” han pasado, es una señal de reconocimiento por parte del Gobierno de los Estados Unidos, pero más que nada es devolvernos la fe en este país que ha basado sus raíces desde sus inicios en inmigración.

El gobierno del presidente Barack Obama dejará de deportar a jóvenes indocumentados que  ingresaron a Estados Unidos antes de cumplir los 16 años de edad y que calificarían para el Dream Act si el Congreso aprueba la legislación.

El cambio de política ocurre cinco meses antes de la elección presidencial del primer martes de noviembre y cuando arrecian las protestas de jóvenes indocumentados en varios estados del país en demanda de una orden ejecutiva para frenar las expulsiones. La medida también incluye conceder un permiso temporal de trabajo.

 Los beneficiarios de la nueva medida deberán demostrar que entraron a Estados Unidos antes de cumplir los 16 años de edad, que han residido en el país de manera continua durante los últimos cinco años, estudian, han obtenido un título o certificado de educación o haber servido en las Fuerzas Armadas.

También deben haber probado que nunca han sido condenados o sentenciados por delitos criminales, incluyendo faltas menores importantes, señala la AP. Y no deben tener más de 30 años de edad

Los beneficiarios deben carecer de antecedentes criminales y tener menos de 30 años de edad. El cambio beneficia a unos 800 mil jóvenes sin papeles que ingresaron siendo niños al país El anuncio oficial fue dado a conocer por la jefa de la seguridad de Estados Unidos, Janet Napolitano. La medida, dijo, entra en vigor de forma inmediata y amplía la discreción migratoria.

El gobierno ha estimado que algunas deportaciones incurren innecesariamente en el uso de recursos y gastos para expulsar a personas que representan riesgo mínimo a la seguridad pública.“Las leyes de inmigración de nuestro país deben hacerse cumplir de una manera firme y sensata”, comentó Napolitano. “Pero no están diseñadas para hacerse cumplir ciegamente sin tener en cuenta las circunstancias individuales de cada caso. Ni están diseñadas para deportar a jóvenes productivos a países donde puede que no hayan vivido nunca o que ni siquiera hablen el idioma. En estos casos, la discreción, la cual se utiliza en tantas otras áreas, está especialmente justificada”.

Leave a Reply

Your email address will not be published.