RISAS Y SONRISAS A DOMICILIO. UNA VIDA DE PAYASOS

NANY

Esta ciudad está llena de todo tipo de profesiones, en esta ocasión, aprovechando que está por visitarnos uno de los Circos más importantes y que la ciudad en si cuenta ya con un Circo de residencia, vamos a hablar, de uno de los personajes más característicos de un circo, que aún sin él puede existir y seguir trabajando de casa en casa. El payaso. 

Desde hace 16 años, José Leonardo Alarcón, padre e hijo, se dedican al lado de su esposa/madre a continuar con la tradición de las payasadas que heredaron de su abuelo. Originarios de Brasil, Nany y Leo dominan ahora el inglés y el español, ésta familia que viene de la escuela del circo, se dedica ahora de casa en casa a traer alegría a las fiestas infantiles de la ciudad. A lo largo de una rutina totalmente bien producida, Leo de 75 años y Nany de 48, divierten a chicos y grandes con música, trucos de magia, juegos y hasta pintando caritas.

Se trata de un trabajo que se hace como cualquier otro y aunque parezca divertido, se trata de una ocupación que tiene que hacerse como cualquier otra hasta cuando no se tengan ganas. “Cuando entramos al palco a trabajar se olvidan todos los problemas que se tienen , se olvida el calor, se olvida el frío, y entregamos todo, nos entregamos directo, no importa la situación que sea, lo hacemos al 100, porque la gente lo merece y cuando responde pues eso es lo que nos gratifica”, nos compartió Nany.

Vestuario, montaje, luces, etc, corren a cargo de los mismos talentos, incluso el maquillaje. Los gags, el estilo y las ideas de la presentación de estos dos payasos vienen desde la tradición de su abuelo Florentino, quien fue un argentino criado en Chile, con una larga trayectoria y experiencia también en circo. El les fue heredando sus chistes y trucos desde que era en sus días mosos el payaso “Patagonia”.

Leo

“Lo difícil del payaso es hacer reír a los niños” comenta Leo, el payaso mayor, “es muy difícil llegar a la inocencia de los niños y hacerlos reír y encima controlar a los que siempre saltan, caminan, son inquietos, que pueden distraer a los demás niños u ocasionar accidentes”. De ahí en más, disfrutan mucho lo que hacen, sobre todo la espontaneidad y la improvisación, misma que les ha dado muchas de las bromas o trucos que siguen incluyendo en sus rutinas.

Hablando de cómo aplicar en la vida real lo que ellos hacen día a día antes de comenzar sus shows, -el reír pase lo que pase-, Leo nos compartió de su experiencia personal, cómo tuvo que continuar una vez con un espectáculo justo después de recibir la noticia del fallecimiento de su padre. Inevitable entonces hablar del tan famoso relato de la vida real del payaso Garrick, conocido payaso inglés quien una vez acudió al Doctor sufriendo de pena y tristeza profunda, y el doctor tratando de recomendarle que riera, le recomendó que fuera a buscar al Payaso Garrick, sin saber que aquél era el mismo paciente que tenía frente a él, dejando al payaso desolado porque entonces se daba cuenta que no tenía cura.

Consejo para llevar: “Hay que reírse de la vida para que la vida no se ría de uno”. Tratar de buscar la felicidad, de buscar la alegría porque con la tristeza no se consigue nada. Si, es duro, hay momentos que uno pasa por momentos difíciles pero  creo que hay que sobrellevarlos y tratar de llevar la vida con humor”. Nany y Leo.

Para más información comuníquese con una servidora: Claudia@guardianexpress.neto en los dominios de Nany y Leo en internet.

Leave a Reply

Your email address will not be published.