La magia del deporte: hacer desaparecer los problemas de un país.

 

By Sandra Nuñez

Terminó la Eurocopa y como dije cuando empezaba, una vez más ganó el corazón a la cabeza. Después de un partido magistral en el que España derrotó por 4-0 a Italia, se ha producido un hecho insólito que solo es capaz de hacer el deporte: hacer borrar de un plumazo todos los problemas de un país.

En continentes como Europa o Sur América donde el deporte rey es el futbol, ganar un titulo continental supone que por unos días los graves problemas económicos, políticos y sociales que están sufriendo, desaparezca no significa que se hayan solucionado, simplemente los hemos guardado dejado de la alfombra hasta que se pase la euforia.

Estos días no importarán las condiciones que la Unión Europea (en concreto Alemania) ha impuesto a España para devolver el  dinero prestado al sistema bancario español, ninguna familia se acordará por unos días del recibo de préstamo, de la subida de impuestos ni siquiera de la subida de las tarifas de la luz, agua y gas… ESPAÑA ha ganado, todo lo demás, de momento no importa.

Una buena parte de la generación de estos deportistas, con títulos universitarios y maestrías, como es mi caso, hemos tenido que emigrar a países como Estados Unidos para conseguir un reconocimiento social y económico que en nuestra propia casa era impensable, no olvidemos que el paro de aquellos que han terminado la universidad, se sitúa en los primeros puestos a nivel mundial…. Triste pero cierto.

En Estados Unidos donde la figura del deportista está elevada a la categoría de semidios y donde el éxito podemos decir que es habitual, un triunfo de esta categoría hubiera supuesto un orgullo nacional y un ejemplo para los jóvenes deportistas  y no deportistas que día a día se esfuerzan con el objetivo de  algún día llegar a ser los mejores a nivel mundial en su categoría, esperemos que suceda lo mismo en España y que este éxito deportivo sea el reflejo de que se empiezan a hacer la cosas bien, aunque una generación entera lo tenga que vivir desde fuera.

Gracias porque por un día leí la prensa europea y me sentí orgullosa de mi país.

Leave a Reply

Your email address will not be published.