MI PAREJA, MIA Y SOLO MIA.

MI PAREJA, MIA Y SOLO MIA.

Son muchas las canciones que se han escrito a fuerza de tópicos y muchas las mujeres que tras una separación caen sumisas en un pozo de tristeza y desolación del que en ocasiones es difícil salir.

A veces la condición femenina se empequeñece ante la posibilidad de formar una pareja. Mientras que el hombre no suele perder su condición de individuo, con las necesidades propias de todo macho, como son amigos, cervezas y deportes varios, las mujeres posicionamos en un segundo plano todo aquello que suponga un YO fuera de un NOSOTROS.

Esto, que a priori es una cuestión de decisión personal y para nada una critica, se convierte en un verdadero problema cuando la relación se rompe pues las mujeres hemos olvidado que antes de la pareja también éramos felices, que compartíamos nuestro tiempo con amigos, nos dedicábamos tiempo a nosotras mismas a nuestras familias. Es cierto que en la condición humana se encuentra el vivir en pareja como una necesidad emocional y que bajo mi forma de verlo, una pareja mejora nuestra vida pero eso no significa que sea mala sin pareja, solo que puede ser mejorada.

En ocasiones hemos pasado por relaciones en las que éramos conscientes de que no nos sumaban sino que probablemente nos restaba estar con esa persona y sin embargo nos apegamos tanto que a veces se nos hace difícil tomar la decisión de dejarlo y seguir adelante por nuestro propio camino. Admiro a esta nueva generación de chicas que pisan fuerte, son decididas a dar todo al amor y a romper con la misma naturalidad, apuestan al todo o nada sin remordimientos y si sale nada, cada cual sigue su camino escribiendo su propio destino, sin mirar atrás.

Señoritas, recuerden que han ido a la escuela, que salen a trabajar, son capaces de gestionar una casa, aman y son amadas, tienen el mundo en sus manos….lloren, pero solo un ratito que el mundo esta lleno de oportunidades que pasan mientras nosotras decidimos quedarnos en casa.

Leave a Reply

Your email address will not be published.